EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

EL DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA REGIÓN DE MADRID

Deja un comentario

             Los días 4 y 5 de septiembre he asistido -por primera vez como diputada independiente- al Debate sobre el Estado de la Región de la Comunidad de Madrid, que se realiza cada año y en el que el Presidente o Presidenta de turno hace un amplio discurso y, al día siguiente, intervienen los grupos parlamentarios y hay respuesta por parte del Presidente, así como réplicas y contrarréplicas.

            Aunque últimamente ya no me extraña casi nada, sí que me llamaron la atención algunas afirmaciones de Ignacio González que me gustaría compartir en este blog. Una de ellas fue “El Grupo Parlamentario lo lógico es que apoye las propuestas del Gobierno”. Pues no es lo lógico, Sr. González, ni lo democrático, ni lo que ocurre en otros países de nuestro entorno. Eso, desgraciadamente, es lo que ocurre en España, sí, pero no en las democracias avanzadas. ¿Por qué?, porque viola la separación de poderes, fundamento esencial de una democracia.

            Otro aspecto que destacó hasta la saciedad fue una política fiscal centralizada y unitaria a nivel municipal. Pues yo le tengo que decir, Sr. González, que no deben pagar lo mismo los ciudadanos de Bilbao, por ejemplo, cuya deuda es 0 euros, que los de Madrid, cuya deuda es 7.000 millones de euros. ¿Y por qué esto debería ser así?. Porque la gestión de los políticos no es unitaria y mientras en Bilbao han tenido un magnífico Alcalde, D. Iñaki Azcuna, lamentablemente fallecido, en Madrid hemos tenido un Alcalde despilfarrador, el Sr. Ruiz Gallardón que ahora, como Ministro,  se ha mostrado también contrario a los derechos de las mujeres y que trata de despojar al Poder Judicial de la poca independencia que le queda. ¿Y qué deberían hacer los ciudadanos ante esto?. Pues sencillamente, no  volver a votar a aquellos alcaldes que les dejan una deuda millonaria y que van a hacer que suban sus impuestos. Porque, si lo metemos todo “en el mismo saco”, estamos beneficiando a los inútiles y a los malos gestores.

            También dice, Sr. González que en la escuela, además de conocimientos, se enseñan valores, pero lo que no dijo es de qué valores se trataba. Y yo le pregunto ¿son los valores de la capacidad de pensar  y de ser críticos?, ¿del respeto a los derechos de las mujeres?, ¿del fomento de los valores cívicos?, ¿de la honradez y la dignidad en las conductas de los cargos públicos?. Porque si esto es así, algunos de los miembros de su partido seguro que no han pasado por la escuela.

            Dice usted, Sr. González, que la mayor rapidez de la Justicia “no se resuelve con más funcionarios sino cambiando los procedimientos judiciales”. Cuál es el cambio que usted propone para “agilizar” sin que haya más profesionales ¿cerrar un caso como el de la joven supuestamente violada en Málaga en 48 horas?, ¿archivar un accidente como el del metro de Valencia?; sin duda, son dos procedimientos rápidos. Pues yo afirmo que ese no es el método. Como se agiliza la Justicia es: con medios materiales y humanos adecuados, con jueces independientes y con garantías para los ciudadanos que no estén condicionadas por su nivel económico. Es así como se puede tener una Justica justa y eficaz.

            Dice usted, Sr. González, que la vida política “no es una podredumbre”. ¿Lee usted los periódicos cada día, sean del signo que sean?, ¿se entera usted que todos los días viene “en portada” un nuevo caso de corrupción política o de ampliación de casos que ya conocíamos?. Le aconsejo que lo haga para que así se entere de lo que pasa en nuestro país. Por cierto, cuando hace usted referencia constante al tema del referéndum de Cataluña, cosa que no entiendo porque la Comunidad de Madrid tiene 0 competencias en ese tema, yo le pregunto ¿no cree que lo que nos pone los pelos de punta a los españoles es conocer asuntos como el caso Pujol?. Pero usted no hizo ni la más mínima mención a la corrupción generalizada, incluso su grupo votó en contra de una resolución de UPy D contra la corrupción.

            A pesar de una Sentencia en contra, sigue usted insistiendo en que la privatización de los hospitales públicos no era tal porque la titularidad seguía siendo pública. Sr. González, le quiero recordar que lo que usted pretendía hacer con los hospitales va en contra de los principios liberales que usted dice defender, porque uno de los principios esenciales del liberalismo es la libre competencia. Y le voy especificar la diferencia entre “privatizar” (o “externalizar”, como ustedes lo llaman) y un caso normalizado en el mundo empresarial:

PRIMER CASO (hospital externalizado)

  • La administración le otorga para la gestión un hospital construido y equipado completamente con dinero público.
  • Deja que los nuevos gestores del hospital pongan las nuevas condiciones laborales de los profesionales (con mayor o menor coste).
  • Y, lo más importante y más difícil de conseguir en cualquier empresa ¡¡les da los pacientes!!
  • Y de todo ello los gestores, con todo su derecho porque no son una ONG sino una empresa, intentan sacar beneficios.

SEGUNDO CASO (hospital privado)

  • Hay que arriesgar un capital -y no pequeño- en el suelo, la construcción y el equipamiento.
  • Hay que realizar una campaña publicitaria, que suele ser muy cara, para obtener clientes.
  • Hay que demostrar eficacia para mantener los clientes.
  • En caso de que todo vaya bien, el que haya puesto el capital obtendrá beneficios, pero en caso de que vaya mal, terminará cerrando, como ocurre cada día con cientos de empresas.

            ¿Usted cree, Sr. González, que el segundo caso puede competir con el primero?, ¿usted cree, Sr. Gonzalez, que eso es política de libre mercado y respeto a la competencia?. Ha de repasar estos conceptos.

            A este respecto, Sr. González, yo creo que pueden y deben coexistir los dos ámbitos, el público y el privado, pero respetando eso que ustedes llaman las “reglas del juego” de cada uno. Lo que no puede ser es que los impuestos de todos sirvan para que una empresa obtenga beneficios y perjudique a otras empresas que exponen su capital, además de utilizar el dinero público para beneficios privados. Eso es un “chollo” para la empresa que lo consiga, pero no es decente ni mucho menos es liberal.

            Ha dicho usted, refiriéndose a sus gobiernos, que “no hemos tenido control financiero sobre las cajas de ahorros” (refiriéndose a la antigua Caja Madrid). ¿Me puede usted explicar, entonces, Sr. González, cuáles eran las funciones del Consejo de Administración?, ¿o es que cobraban -por cierto importantes cantidades- por no hacer nada?.

            Una de las afirmaciones que usted ha hecho y que más me ha llamado la atención es su referencia al sistema electoral del Reino Unido, para defender esa propuesta del Gobierno de Mariano Rajoy de que gobierne la lista más votada. Le informo que en el Reino Unido, país cuya democracia -para suerte para ellos- nada tiene que ver con la nuestra, las listas son uninominales, es decir se presenta un candidato por cada circunscripción electoral, bien sea dentro de un partido bien sea como ciudadano independiente, porque la ley se lo permite. Y, naturalmente, sale el más votado. Pero aquí, Sr. González, presentamos un pack cerrado de listas cerradas y bloqueadas con personas que nadie conoce y se vota solamente al número uno como por ejemplo, ha sucedido en el caso de la Autonomía de Madrid, porque le recuerdo que a quien votaron los ciudadanos fue a la Sra. Aguirre y no a usted. Así que no es válido el ejemplo que usted ha puesto. Yo me ofrezco cuando usted quiera a darle bibliografía sobre el tema.

            También ha dicho usted que “los votos se ganan en las urnas y no ocupando las calles”, aludiendo claramente a la falta de legitimidad de las manifestaciones. Le recuerdo, Sr. González, que el artículo 21 de la Constitución Española de 1978, Constitución que usted tanto alaba cuando le conviene, ampara el derecho de manifestación, que es un derecho fundamental. Si no está de acuerdo con este derecho lo que debería hacer es proponer una modificación constitucional, pero no “culpar” a los ciudadanos de que ejerzan dicho derecho.

            Ha acusado usted a algún grupo de “discursos trasnochados y antiguos”, pero usted ha citado en más de una ocasión en este debate el “Frente Popular”, algo que data de hace casi 80 años, antes de que comenzara la II Guerra Mundial, y su portavoz, Sr. Enríquez de Luna, se ha referido al término “cartillas de racionamiento”. ¿Cómo puede usted, Sr. González, acusar a nadie de antiguo y trasnochado utilizando este lenguaje?

            Usted, su grupo y el sistema parlamentario no me van a dejar hacer intervenciones, preguntas, enmiendas ni nada de nada, pero lo que jamás me van a impedir es mi capacidad de pensar y de expresar lo que pienso. Y le puedo asegurar que lo voy a hacer.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s