EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

PARA QUE MAÑANA NO TE PASE A TI

Deja un comentario

Cuando se produce un accidente o una desgracia lo percibimos con frecuencia como algo que les pasa a los demás. Es un mecanismo de defensa psicológico.

Sin embargo, cuando esa desgracia, ese accidente, se produce por negligencias, por irresponsabilidades, por no hacer bien el trabajo y, además, queda sin la correspondiente sanción, social y política, las probabilidades de que vuelva a ocurrir lo mismo o algo de características parecidas, aumentan de manera exponencial.

El accidente de ALTA VELOCIDAD DEL TREN DE SANTIAGO no se produjo solo por un error del maquinista. Los errores humanos suceden, pero LA TECNOLOGÍA, CUANDO SE INSTALA, LO IMPIDE. En este caso, no había tecnología, SOLO ESTABA EL MAQUINISTA, NADA MAS.

Algunos datos de interés:

Japón: 50 años de Alta velocidad, 5.500 millones de personas = 0 accidentes, 0 víctimas

Francia: 30 años de Alta Velocidad = 0 accidentes, 0 víctimas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s