EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

CARTA ABIERTA A DÑA. JULIA OTERO

Deja un comentario

Sra. Otero,

He escuchado la entrevista que el pasado día 22 de octubre de 2015 le hizo usted al Presidente de la Plataforma Víctimas del Alvia 04155, D. Jesús Domínguez, y al productor del documental, D. Aitor Rei, sobre el accidente del tren Alvia ocurrido el 24 de julio de 2013.

Como miembro de la Plataforma, le agradezco que se haya hecho eco de este tema, pero lamentándolo mucho, le tengo que decir que ha mostrado usted muy poca profesionalidad al referirse a mi persona. En el minuto 13:35 de su intervención dice usted textualmente, refiriéndose a las críticas vertidas por mí respecto al accidente del Alvia, lo siguiente: “…creo que es hoy un testimonio muy importante porque, escuchándola,  una llega a la conclusión de que los políticos no son capaces de empatizar ni ponerse en la piel de otros, salvo que estén directamente afectados, ¿no?, como es el caso de Mª Teresa Gómez-Limón, que tanto en la entrevista que le hicimos aquí como en el documental es muy explícita con lo que siente y con lo que piensa de los políticos…”.

En primer lugar, he de especificarle que yo no soy “política profesional”, entre otras cosas porque creo firmemente que la política jamás ha de considerarse una profesión, sino que es algo que un ciudadano puede ejercer temporalmente como un servicio a la cosa pública, pero luego ha volver a su trabajo, a su profesión. Tan coherente he sido con este pensamiento que, por si usted no lo sabe, yo no tenía dedicación exclusiva como Diputada en la Asamblea de Madrid. Yo soy Doctora en Psicología, perito forense en los juzgados de Madrid, profesora de la Universidad Autónoma, terapeuta, autora de libros y tengo cuatro másteres universitarios, dos de ellos realizados fuera de España; participo en congresos nacionales e internacionales y me encanta mi profesión.

Pero como soy una persona concienciada, me interesa la política y, por si usted tampoco lo sabe, llegué al Partido Popular por una integración de la formación de la que era Presidenta, el Centro Democrático y Social (CDS), un partido de centro que, cuando desgraciadamente acabó su recorrido, se integró en el Partido Popular por decisión de sus afiliados en un Congreso democrático.

Le reconozco, eso sí, que me equivoqué, porque entonces el PP decía que “viajaba al centro” y resultó que tal afirmación no solo era falsa, sino que caminaban políticamente justamente en la dirección contraria. Creía que entraba en un partido y resulta que en lo que entraba era en una secta.

Creo que está usted muy poco informada, Sra. Otero. Mis críticas al Partido Popular vinieron mucho antes de que sucediera el accidente. Creo que recordará, porque salió en todos los medios de comunicación, que cuando saltó la trama Gürtel, de la que yo no tenía la más mínima idea, le pedí al Sr. Rajoy explicaciones como diputada y como afiliada al PP en nombre de todos los ciudadanos, que tenemos derecho a la transparencia de nuestros gobernantes. Eso me costó no pocos disgustos dentro del PP, que cuando usted quiera le relato.

Después, efectivamente, llegó el accidente, del que son responsables dirigentes tanto del PSOE como del PP, como se puede ver en el documental. Y yo mostré mi indignación por el trato que el Gobierno y los grupos parlamentarios del PSOE y del PP dieron a las víctimas, negándonos sistemáticamente una Comisión de Investigación Parlamentaria.

Cuando me marché del grupo parlamentario del PP en la Asamblea de Madrid, hice un comunicado y convoqué una rueda de prensa, en la que alegaba mis razones para hacerlo, que desde luego no era solo el accidente, a pesar de que la actitud del PP ante esta desgracia había sido deplorable. Me marché, esencialmente, por la ausencia total y absoluta de democracia interna que existe en ese partido, el incumplimiento de las promesas electorales, que entiendo es un fraude a los ciudadanos y, desde luego también por su actitud respecto al accidente, porque era un símbolo de su falta de sensibilidad ante las desgracias humanas. Creo que usted será conocedora de dicho comunicado, porque se hicieron eco todas las agencias de noticias.

Además, está usted muy equivocada, Sra. Otero, porque yo jamás hablo mal de los “políticos” en general. Cada vez que alguien me ha preguntado al respecto, siempre he dicho que existen políticos y partidos políticos decentes que nos han apoyado y, sobre todo, que defienden causas justas. Meter a todos en el mismo saco es favorecer los intereses de “los de siempre”, ¿no le parece Sra. Otero?. En este asunto concreto tengo que agradecer el apoyo de IU, el BNG, UPyD y AXE en Galicia. Y lo digo alto y claro.

Usted puede pensar de mí lo que quiera, Sra. Otero. Pero lo que es muy poco ético y estético, periodística y humanamente hablando, es hacer juicios de valor sobre una persona que no está presente y que no se puede defender. Eso no vale, Sra. Otero, eso se llama “juego sucio”, aprovechándose de su situación privilegiada como periodista.

Lo que no deja de llamarme la atención es que solamente tiene esas palabras de “crítica política” respecto a mí, pues nada dice respecto al Sr. Blanco, a la Sra. Pastor o a los presidentes de Adif y Renfe. Nada dice y resulta sumamente curioso.

Mire Sra. Otero, para que no le quede ninguna duda respecto a mi posición política, no respecto al accidente del Alvia, sino como ciudadana le diré lo siguiente: no estoy en ningún partido político porque no deseo ocupar ningún cargo ni estar en ninguna lista. Vivo perfectamente trabajando en mi profesión. Pero estoy y estaré en todas las mareas ciudadanas, en todas aquellas reivindicaciones justas de los ciudadanos de este país que, como yo, pretendan acabar con un sistema “putrefacto”, que solo causa miseria y desolación para la mayoría.

Supongo que usted no me dará la oportunidad de réplica y de defenderme por la ofensa que me ha hecho diciendo que yo solo estoy defendiendo el tema del Alvia para defender mis propios intereses. Fíjese si me pongo en la piel del otro que hasta la comprendo a usted, Sra. Otero, que no tiene más remedio que servir a sus “amos”. A estas alturas de mi vida, Sra. Otero, yo ya lo comprendo todo.

Atentamente,

Fdo.: Teresa Gómez-Limón

Referencias bibliográficas: ¿Existe una Democracia Real en España?, Teresa Gómez-Limón, Ed. Foca, Madrid, 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s