EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

LOS PARAÍSOS FISCALES DE LOS PODEROSOS Y LOS SUFRIDOS CONTRIBUYENTES

Deja un comentario

El mundo se ha convertido, probablemente desde hace ya mucho tiempo, en una auténtica cloaca, por el afán desmedido y yo diría que, casi patológico, de los que lo dirigen: los poderosos del dinero y los políticos que hacen las leyes y sus correspondientes trampas para que todos ellos -los que tienen grandes fortunas- y sus enormes, desmesurados bienes, se encuentren perfectamente protegidos y no tengan que contribuir con nada ni con nadie.

 

Es muy meritorio el trabajo de los periodistas y los medios que, en gran parte del mundo, están desvelando estas cosas. Los ciudadanos de bien les damos las gracias por ello. Y se las damos no porque tengamos mucha confianza -yo desde luego no tengo ninguna- en que las autoridades actúen, porque no van a actuar contra ellos mismos y contra aquellos que les ponen en los lugares de poder. Hoy mismo nos hemos enterado de que el hijo de uno de los dueños del famoso bufete, Jürgen Mossack, es hijo de un nazi.

 

Desgraciadamente, creo que los ciudadanos, como no sea colectivamente y a través de una auténtica “revolución ciudadana” nada podemos hacer contra esta mafia de delincuentes. Y no me vayan a decir que si han cumplido con sus obligaciones fiscales (la amnistía fiscal “de mierda” que hizo el Gobierno) o que si los tribunales decidirán. Algunos se librarán porque ya está todo atado y bien atado en el Código Penal para salvarlos; otros lo harán porque el asunto haya prescrito y otros, porque aunque los jueces le pongan toda su buena voluntad, no tendrán -porque no se las darán- las pruebas necesarias para su condena.

 

Pero hay una sola cosa que los ciudadanos sí podemos hacer: como algunos de esos, llamémosles, “delincuentes morales”, venden productos o servicios, lo que deberíamos hacer desde ahora es no comprar un libro suyo, ni ir a ver ninguna de sus películas, ni tener cuentas en sus entidades bancarias. Y, en el caso que sea un político, por supuesto no volver a votarle. No debemos seguir hinchando sus muy lustrosos patrimonios con nuestro consumo. Al menos ¡que se jodan!. Desde luego, por mi parte, eso es lo que pienso hacer, lo mismo que no comprar marcas de esas que se lucran explotando a trabajadores de otros países.

 

Quizá solo sea el “derecho al pataleo”, pero ¿qué otra cosa nos queda a los ciudadanos?. ¿Nos va a volver a decir este año el Gobierno que “Hacienda somos todos” o que solo lo somos los gilipollas que pagamos?.

 

En fin, tengo una fantasía que casi podría calificar de “erótica”: sueño que soy una jueza, que puedo condenar a uno solo de esos indeseables y que le digo en la Sentencia: no va a ir usted a la cárcel, le vamos a eximir de ese “trauma”. Solamente le vamos a quitar absolutamente todos sus bienes, no podrá usted salir del país, le vamos a dejar sin trabajo y, eso sí, le daremos una pensión no contributiva de 325 euros al mes. ¡Y a vivir!. Sería un castigo espléndido para tanto chorizo deshumanizado. A lo mejor así aprenden lo que le pasa a la gente cuando ellos se llevan el dinero y no pagan.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s