EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

LA MUERTE DE RITA BARBERÁ Y LA HIPOCRESÍA DEL PP

Deja un comentario

La muerte de un ser humano siempre es un tragedia, entre otras cosas porque ese es el final que nos espera a todos tarde o temprano y, cuando sucede un hecho luctuoso, además del mayor o menor dolor que sintamos por la ausencia de la persona en concreto, nos recuerda también nuestro propio destino.

Lo que me parece de todo punto inaceptable son las declaraciones de miembros destacados del Partido Popular que, después de haber desollado viva a esta señora, haberle atribuido todos los adjetivos calificativos relacionados con la falta de decencia, dignidad y honradez, después de dejarla más sola que la una, haciendo como si no la conocieran y nunca la hubieran visto en su vida, todo ello motivado por las repercusiones que pudieran tener en sus respectivos sillones, ahora se rasgan las vestiduras y se muestran la mar de compungidos y llorosos.

Pero de todas las declaraciones, la que me ha causado mayor estupefacción es la del Ministro Rafael Catalá que ha dicho sobre este asunto: “Cada uno tendrá sobre su conciencia las barbaridades que ha dicho sobre Barberá”.

Parece ser que el Sr. Catalá, desde el 24 de julio de 2013, ha recuperado la conciencia y la conmiseración por el resto de los seres humanos, porque cuando sucedió el accidente del tren de Santiago, con 81 muertos y 144 heridos lo que dijo fue: “La industria ferroviaria puede quedar excluida de concursos internacionales”. No tuvo una sola palabra para las víctimas.

Probablemente, al Sr. Catalá 81 muertos y 144 heridos anónimos le parecían y le siguen pareciendo una “bagatela”. A fin de cuentas eran vidas humanas sencillas y normales, ciudadanos a los que nadie conocía, que no ocupaban cargos políticos de interés y que, desde luego, para él  su muerte o sus secuelas no parecen revestir la más mínima importancia. Por eso, oír esas declaraciones por boca del Sr. Catalá, para nuestra desgracia Ministro de Justicia de España es, sinceramente, vomitivo.

No sé el peso que tendrán sobre las conciencias de los dirigentes del PP que se han dedicado a hablar de la señora Rita Barberá como si de la peste negra se tratara, a pesar de que era su compañera y, en algunos casos, su “amiga”, hasta que puso en peligro sus intereses personales. Seguramente, más que a sus conciencias, afectará a su imagen, que es lo único que parece importarles.

Pero si esto fuera así y existiera una mínima sombra de conciencia de culpabilidad por ello, cosa que dudo, el Sr. Catalá ya no podría conciliar más el sueño durante todos los años que le queden de vida, no podría mirarse al espejo, porque la imagen que vería sería la de un lobo salvaje capaz de las peores fechorías, y en su subconsciente oiría constantemente las voces de todas esas víctimas que reclaman Justicia, esa Justicia que él, el Sr. Catalá, está incapacitado para representar.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s