EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

EN RESPUESTA AL PARTIDO NAZIFASCISTA DE VOX

Deja un comentario

Sé que ustedes no merecen el que yo pierda mi tiempo contestando a las barbaridades que dicen. Pero lo voy a hacer para que los ciudadanos demócratas del siglo XXI, si alguna vez han tenido la tentación de votarles, sepan las consecuencias de lo que hacen, que pueden resultar muy graves para la Democracia, para los Derechos Humanos y, en general, para nuestro país.

Desde que se sabe de la existencia de Vox, no han parado ustedes de plantear propuestas que nos retrotraen a tiempos “muy oscuros” que tuvo que vivir el mundo en el siglo pasado, hace nada más que 80 años. Han propuesto expulsar a los migrantes de nuestro país, buscando “listas” en los servicios sanitarios; han manifestado estar claramente en contra de las opciones de género y, por tanto, de los derechos de los LGBTI; han puesto sobre la mesa que una de sus primeras reivindicaciones era la derogación de la Ley Integral contra la Violencia de Género. Por cierto, todo ello en contra de la normativa aprobada por Europa y por los Organismos Internacionales a los que pertenece España.

Lo último que se les ha ocurrido, a través de un individuo indocumentado y misógino como Francisco Serrano, un juez que ya tuvo que ser apartado de la judicatura por prevaricación, es pedir por escrito al Gobierno de la Junta de Andalucía que le proporcione una “relación detallada de nombres y apellidos” de los empleados públicos que elaboran los informes periciales en los procedimientos de Violencia de Género para “depurar casos ideológicos”.

Aunque sabemos que lo que solicitan es totalmente ilegal, ya que a todos nos es de aplicación la Ley de Protección de Datos, las leyes laborales y los estatutos del ejercicio profesional, no deja de ponernos los pelos de punta a los demócratas escuchar tales cosas dichas en tales términos.

Y esa conducta la tienen ustedes estando en la oposición y con una representación limitada, lo que nos indica lo que podría suceder si algún día tenemos la desgracia de que alcancen el poder. Ustedes, que se hacen fotos con los llamados “constitucionalistas”, no creen en la Constitución ni la respetan, como tampoco creen en la Carta de Derechos Humanos. Ustedes solo creen en un estado totalitario, en donde se ilegalicen los partidos políticos y los ciudadanos se rijan por una sola ley: la que impongan ustedes.

Francisco Serrano, el máximo representante de Vox en el Parlamento Andaluz, es una persona llena de odio hacia las mujeres, odio que le rezuma en todas sus declaraciones y actos. Probablemente algo tuvo que ver la denuncia de una mujer por lo que se le acusó de prevaricación y se le apartó de la judicatura. Pero esto no es un problema personal sino toda una ideología que, como ya dije antes, nos retrotrae a tiempos oscuros del siglo pasado, donde se cometieron las mayores barbaridades contra la Humanidad.

Se ha apelado a los 400.000 votantes de Vox en Andalucía. Sin embargo, aunque ello se haya producido bajo un sistema democrático, eso no elimina el riesgo de una involución. Por hacer paralelismos históricos, el partido nazi, cuando se presentó a las elecciones, se autocalificaba como un partido interclasista y abogaba por el orden y la autoridad, la recuperación de la economía y la vuelta a las esencias nacionales de Alemania, primando la acción sobre la reflexión y una visión maniquea de la realidad. Las propuestas de Vox se asemejan, dentro del contexto actual, mucho a aquellas.

Vox ha comenzado a traspasar la raya roja, aun sin tener poder. Ha comenzado a pedir datos para “depurar” a determinados colectivos, sin respetar ningún tipo de derechos.

Pero ha cometido un fallo: ha puesto como su gran caballo de batalla la lucha contra la igualdad de mujeres y hombres, la negación de la violencia machista y, en general, la limitación de las libertades y de los derechos de todos aquellos colectivos que no responden a su limitada y rancia visión del mundo.

Las mujeres, en una mayoría aplastante, no estamos dispuestas a que, en pleno siglo XXI, se nos maltrate, se nos viole y no se respeten nuestros derechos. El movimiento feminista, por mucho que les pese a algunos, es un movimiento internacional e imparable, al que Vox y sus socios no van a parar.

Esperemos que las personas demócratas, que buscan un país en paz y con derechos y libertades y, especialmente las mujeres, se den cuenta de que el voto a Vox va en contra de sus intereses y, peor aún, de sus derechos más elementales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s