EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

PENALIZADO EL DELITO DE ODIO CONTRA LOS NAZIS, SEGUN LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO

Deja un comentario

Esta semana he leído con verdadero estupor y preocupación que la Fiscalía General del Estado ha publicado la Circular 7/2019 “sobre las pautas para interpretar los delitos de odio tipificados en el art. 510 CP”.

            Ante todo, quiero dejar claras dos cosas: la primera es que, como en cualquier debate serio, he acudido a la fuente original y me he leído las 88 páginas de que consta la citada Circular; y la segunda es que no defiendo ninguna agresión física hacia ningún colectivo, sea el que sea.

            Dicho esto, me ha llamado poderosamente la atención que la Fiscalía haga mención específica a la ideología y colectivos nazis para incluirlos en la protección contra los delitos de odio, cosa que por otra parte no aparece en ninguna de las normas internacionales y de DDHH, citadas por la propia Fiscalía, ni en ninguna de las Sentencias a la que ésta hace referencia en la Circular.

            También me sorprende que la Fiscalía, aunque sí hace alusión a la definición de los delitos de odio contemplados en el art. 510 CP, evita cualquier mención a lo que significa la “ideología nazi”. Pues bien, con el fin de aclarar conceptos, quiero dejar patente que la ideología nazi o nazismo, también conocido como nacionalsocialismo, se denominó al movimiento político y social que gobernó Alemania entre 1933 y 1945. Se caracterizó por ser una ideología de tipo fascista, que exaltaba la supremacía de la raza aria, impulsaba la expansión imperial de Alemania y promovía sentimientos de antisemitismo. Su principal símbolo era la cruz esvástica. El nazismo fue una ideología de carácter totalitario, que otorgaba principal importancia al papel del Estado, que controlaba todos los órdenes de la vida y que estaba representado por el liderazgo de un caudillo supremo. Hoy en día se denominan como neonazis a los partidarios de esta ideología que pretenden reimpulsarla en el escenario actual. Esa es exactamente la “ideología nazi”.

            Las consecuencias del nazismo fueron la Segunda Guerra Mundial, que generó millones de víctimas inocentes en todo el mundo y el genocidio del pueblo judío en campos de concentración (Holocausto). Estos son unos hechos ciertos y comprobados de los que, salvo los “negacionistas”, nadie puede dudar.

            Otra de las afirmaciones que se vierten en la Circular de la Fiscalía General del Estado y que me parece sumamente peligrosa es que “la vulnerabilidad del colectivo no es un elemento del tipo delictivo que requiera ser acreditado y tampoco lo es el valor ético que pueda tener el sujeto pasivo”.

            La ideología nazi es una ideología criminal, que causó millones de muertos y cuyas acciones están catalogadas como de “crímenes contra la Humanidad”. Por lo tanto, ¡claro que se debe tener en cuenta el valor ético del sujeto pasivo!, porque de lo contrario estaríamos abriendo la puerta a que cualquier colectivo o grupo debiera ser protegido, aunque sus acciones fueran execrables (maltratadores, pederastas, violadores…), en defensa de proteger sus “supuestos derechos”. Asimismo, hemos de decir que la penalización del delito de odio surgió para la protección de colectivos vulnerables, que eran discriminados de manera injusta por ser de otra raza, de otra orientación sexual, de otro sexo, por tener una discapacidad… es decir, todos ellos colectivos vulnerables que la sociedad tenía la obligación de proteger. ¿Desde cuándo los colectivos nazis son vulnerables?. Los únicos vulnerables han sido y son sus víctimas.

            Por otra parte, el texto de la Circular es totalmente contradictorio porque no se puede proteger a las víctimas de la xenofobia y a los xenófobos, a las víctimas del racismo y a los racistas, a las víctimas de discriminación sexual y a los que las discriminan. Eso es un oxímoron o defender conceptos contrarios.

            Como formas delictivas, la Circular se refiere muy claramente, no solo a la violencia física, que creo debe ser rechazable, sino a la violencia psíquica con términos como “hostilidad”, “rechazo”, “exclusión”, “menosprecio”, “descrédito”, “discriminación”, a través de “afirmaciones”y “mensajes”, hechos por diferentes cauces de comunicación y haciendo una mención especial a las manifestaciones públicas y a las redes sociales.

            La Circular de la Fiscalía habla también de un “peligro abstracto, que no requiere el fomento de un acto concreto sino la aptitud o idoneidad para generar un clima de odio o discriminación que, en su caso, sea susceptible de provocar acciones frente a un grupo o sus integrantes, como expresión de una intolerancia excluyente ante los que son diferentes”. Deduzco de estas palabras que la “ideología nazi”, según la Fiscalía,no puede ser rechazada públicamente porque eso supone una intolerancia ante quienes son diferentes, aunque su diferencia radique en que ellos son intolerantes y rechazan a otros colectivos.

            También dice la citada Circular de la Fiscalía General del Estado que “El dolo de estos delitos se rellena con la constatación de la voluntariedad del acto y la constatación de no tratarse de una situación incontrolada o una reacción momentánea, incluso emocional, ante una circunstancia que el sujeto no ha sido capaz de controlar”. Quiero recordar a la Fiscalía General del Estado que cuando se rechaza la “ideología nazi” no es porque una persona mantenga una “pelea” con Hitler, Goebbels, Himmler, Hess…, sino porque es una “ideología” rechazable en sí misma, desde el punto de vista ideológico. Además resulta imposible “lesionar la dignidad y la integridad moral” de los nazis, ya que éstos carecen de ella. En cuanto a la “estigmatización”, han sido sus criminales acciones los que les han estigmatizado en el mundo entero y para siempre.

            Al hacer referencia a la red social Twiter, la Circular de la Fiscalía General del Estado penaliza tanto al que envíe un mensaje de rechazo a la “ideología nazi” como al que lo “retuitee”, ampliando considerablemente los culpables que pueden ser incluso perseguidos de oficio.

            Aunque la Fiscalía General del Estado siga manteniendo los criterios recogidos en la Circular 7/2019 en defensa de la “ideología nazi”, considero que los ciudadanos de bien tenemos la obligación de rechazar, menospreciar, desacreditar y discriminar, así como mantener una actitud de hostilidad y exclusión ante la “ideología nazi”, que no significa otra cosa que defender los Derechos Humanos, derechos que siempre han de prevalecer sobre cualquier otra cosa.

            Y si esa actitud nos lleva a algunos a ser procesados y culpados por ello, yo al menos me sentiré muy satisfecha moral y éticamente por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s