EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

SEIS AÑOS DESDE EL ACCIDENTE DEL ALVIA

Deja un comentario

El 24 de julio de 2019 se cumplieron seis años del fatídico accidente del tren Alvia en Santiago de Compostela. Seis largos años. Cuando llega esta fecha, hay cierto interés en algunos medios de comunicación por el recuerdo, por preguntarnos a las víctimas cómo va todo, qué se sabe de la investigación política y judicial. Se lo agradecemos, alguien se interesa, alguien pregunta. Después… nada, el silencio, la invisibilidad.

            Comprendo que las noticias fluyen con demasiada rapidez y ¡hay tantos asuntos de los que hablar!. La vida corre deprisa y las noticias, para que interesen al público, han de ir por la misma senda, a la misma velocidad. Los asuntos aparecen y desaparecen y caen pronto en el olvido.

            Las víctimas del Alvia hemos sufrido y sufrimos mucho, es grande y profundo nuestro dolor.  Muertos… heridos… ¡Pero qué son 80 muertos de hace seis años en la vorágine de cada día! Muy poca cosa. Es la terrible realidad.

            La lucha es importante cuando es justa y no hay lucha más justa que la que se hace por saber por qué tuvieron que morir nuestros seres queridos y esa misma lucha nos dignifica, nos hace dirigir nuestra rabia, nuestro dolor. Pero no es suficiente. No lo es.

            Después de seis largos años, las víctimas tenemos claro qué ocurrió y quienes tenían la obligación de evitarlo. Las víctimas lo sabemos y lo vamos a saber todos los días de nuestra vida, aunque no lo diga una Comisión de Investigación, aunque no lo diga un Juzgado. Pero eso no basta para cerrar bien las heridas. No basta. Necesitamos un reconocimiento social e institucional; necesitamos que las instituciones políticas y judiciales lo reconozcan y no se escondan en disculpas y mentiras para defender a los responsables y castigar a las víctimas.

            Seguro que los responsables, que saben que lo son, se disculparán ante sí mismos diciéndose: “¡son cosas que pasan!” porque nadie, salvo los muy desalmados, se pueden mirar ante el espejo sabiendo que son los causantes de muchas muertes, de mucho dolor. Pero lo más grave es la respuesta de nuestras instituciones, que nos transmiten a las víctimas y a todos los ciudadanos que, aunque peleemos, no tenemos nada que hacer, nos lo demuestran con los hechos desde hace seis años. Una táctica de nuestras instituciones que utilizan con mucha eficacia es alargar sin fin los asuntos, porque es la mejor forma de que queden en el olvido de la gente y de que a las propias víctimas nos falte la fuerza y los ánimos para seguir combatiendo. El Poder, en este caso el Estado, tiene todo el tiempo del mundo y no tiene corazón, es un monstruo enorme, sin identidad. Los muertos, sin embargo, tenían nombre y apellidos, familia, edad, ilusiones. Eran de carne y hueso.

            No quiero, bajo ningún concepto, que se interpreten estas palabras como una derrota. No. Venceremos. Porque… ¿qué es vencer?, ¿vencer en los tribunales?, ¿afear su conducta política a los altos cargos de Adif, Renfe y Ministerio de Fomento? Eso estaría muy bien, pero puede que no lo consigamos, aunque lo seguiremos intentando. Pero vencer es algo más que eso: es mirar con la cabeza muy alta a los indignos, a los cobardes, a los mentirosos; es acusar con el dedo de la dignidad a los que les importa muy poco la vida de otros seres humanos; es, en definitiva, tener el Poder de la Verdad y la Justicia frente al Poder del monstruo.

            Una vez más, vayan estas palabras dedicadas a los 80 muertos que en un día 24 de julio de hace seis años perdieron la vida por culpa de algunos irresponsables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s