EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

EL DEBATE Y VOX

Deja un comentario

Quienes vimos “El Debate a Cinco” hace unos días pudimos comprobar cómo ni PSOE, ni PP, ni Cs, ni Podemos le dijeron en ningún momento a Vox y a su líder, Santiago Abascal, que era un partido que defendía las esencias del franquismo y del fascismo. Tuvieron muchas ocasiones pero no lo hicieron. ¿Por qué no lo hicieron?. Supongo que cada uno tendría sus motivos, pero fue muy decepcionante.

            Naturalmente el PP no puede hacerlo porque son sus socios en muchas instituciones y lo llegarían a ser en el Gobierno central si los números salen. Cs, que también forma parte del trío de “las derechas”, hizo una pequeña crítica a Abascal pero referida a su situación personal no a su ideario político.

            Lo peor, desde mi punto de vista, fue la posición del PSOE y de Podemos que nada dijeron ante las afirmaciones fanáticas y nostálgicas de la dictadura franquista y la defensa de las máximas fascistas pronunciadas por Abascal.

            Abascal -Vox-  insistió en su discurso xenófobo, amparándose demagógicamente en la supuesta ilegalidad de cierta inmigración. Y ninguno de los restantes partidos aclararon a los telespectadores que a quienes se estaba refiriendo es a “refugiados” que, por supuesto, no vienen con los papeles debajo del brazo cuando cruzan el mar en pateras o por cualquier otro medio, jugándose la vida con sus hijos para huir de la guerra, de la persecución o del hambre. Abascal -Vox- tuvo la desfachatez de decir que los menores no acompañados (MENAS) son delincuentes que asaltan a las mujeres en las calles para llevarse sus joyas (eso en los barrios más modestos), son los que violan a las mujeres españolas en “manadas, haciendo caso omiso a la famosa “manada”, uno de cuyos componentes era Guardia Civil y otro miembro del ejército. Afirmó que el 70% de los violadores son extranjeros, que la política social debe ser solo para los españoles y que la sanidad no debe ser universal. También manifestó como excusa para impedirles la entrada a los inmigrantes y refugiados que muchos de los extranjeros que vienen no tiene una cultura “asimilable” a la española. En definitiva, para Abascal -Vox- los inmigrantes, los refugiados, son los culpables de todos nuestros males, lo mismo que en su momento fueron los judíos para el partido nazi alemán. Antes estas afirmaciones, el resto de los partidos nada dijo al respecto,

            Abascal -Vox- se manifiesta en contra de la Ley de Memoria Histórica, igualando los crímenes de la dictadura con los represaliados después de la guerra y, por supuesto, está en contra de la exhumación del dictador. Una vez más, aboga por la derogación de la Ley de Violencia de Género, igualando la violencia sufrida por las mujeres con la sufrida por los hombres.

            Respecto a las medidas políticas que propone son muy claras: suspensión de las autonomías, ilegalización de partidos, detención y prisión para políticos, acabar con “los enemigos declarados de España”, declarar el estado de excepción en Cataluña.

            Respecto a política internacional, dice textualmente que Europa “es una secta”.

            Eso sí, se dirige “a las clases medias y trabajadoras” y a los españoles “más humildes” y hace una defensa constante de su partido como “alternativa patriótica”.

            Todo el mundo sabe que los ciclos históricos, desgraciadamente, se suelen repetir y no hace falta más que hacer un repaso por lo que ocurrió en el siglo XX para reavivar las alertas.

            Cuando apareció Vox nadie le prestó la mayor importancia, se dijo que era un pequeño grupo de “nostálgicos”. Cuando llegó al poder en Andalucía, junto con sus socios del PP y Cs, se dijo que era un partido minoritario, Cuando consiguió 24 diputados en el Congreso de los Diputados se dijo que era algo puntual y que aquello se iría desinflando. Ahora, según las encuestas, pueden alcanzar hasta 50 diputados y ser la tercera fuerza del país. Es posible que en un futuro puedan gobernar.

            Para que eso ocurra solamente tiene que darse tres ingredientes: que haya una crisis económica, que parece se avecina más pronto que tarde, que haya una inestabilidad política que ya existe y que los ciudadanos, muchos de ellos clases desfavorecidas, dejen de confiar en las instituciones. Y no tengamos ninguna duda que los poderes económicos, llegado el caso, los apoyarán con tal de defender sus intereses.

            Eso es exactamente lo que ocurrió en Alemania y en Italia, donde el fascismo creció y se implantó, produciendo el mayor desastre de la Historia.

            Vox dice abiertamente que tomaría unas medidas antidemocráticas si llegara al poder, pero no dice todas. Muchas de ellas -las peores- se las guarda hasta que llegue ese momento.

            Vox no es un partido más, es el neofascismo, con todos sus componentes expresados en el contexto actual. Por eso es inaudito, inmoral y enormemente peligroso que los partidos democráticos se muestren impasibles ante tales manifestaciones, que se asocien con ellos blanqueándolos o que miren para otro lado como si no ocurriera nada.

Si siguen así, serán responsables ante sus conciudadanos y ante la Historia. Ojalá que rectifiquen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s