EL BLOG DE TERESA GÓMEZ-LIMÓN

NO SON FACHAS, SON FASCISTAS

Deja un comentario

Parece ser que uno de los videos de Vox más vistos en Youtube, con más de medio millón de visitas, se titula “¡Fachas!”.

            Sinceramente creo que llamar “fachas” a los fascistas es hacerles un favor. Nunca me han gustado los términos sincopados de ideologías políticas, como tampoco me gusta el término “progre”. La denominación “facha” es una deformación coloquial de “fascista” y para lo único que sirve es para minimizar un ideario político que ha dejado una triste memoria en la historia del siglo XX. A veces se atribuye el término “facha” a todo ideario conservador o liberal, por lo que tiende a diluirse su significado al ser aplicado a diferentes ideologías o partidos políticos.

            Cualquier democracia tiene partidos de corte conservador, liberal, socialdemócrata, comunista, verde… Pero el fascismo, el nazismo y el estalinismo son otra cosa. Son ideologías totalitarias que han causado miles de muertos y sociedades aterrorizadas por esos regímenes. No tienen cabida en un sistema democrático.

            Vox es un partido fascista y franquista, porque el franquismo no fue otra cosa que fascismo aplicado a las circunstancias españolas y que adoptó su nombre del propio dictador.

            La ideología de Vox, como toda ideología fascista, se basa en un discurso simple, no avalado por datos, que apela a los sentimientos más bajos del ser humano y cuyas propuestas son esencialmente represivas: prohibir, encarcelar, excluir y, sobre todo, emplear la violencia para llevar a cabo sus objetivos.

            El hecho de que haya ciudadanos que les den su voto no les legitima, porque en toda sociedad existen personas que consideran que los totalitarismos son una opción política. No hace falta más que recordar los millones de personas que siguieron a Hitler, que se sintieron emocionados y subyugados por sus discursos y sus planteamientos,  hasta el punto de que los que no lo compartían, además de estar expuestos a todo tipo de represión, eran considerados por sus conciudadanos como “malos alemanes”, no patriotas. Después, cuando los alemanes perdieron la guerra y el mundo entero fue testigo de la barbarie, muchas de esas personas que dieron entusiasmadas su apoyo a Hitler y al Partido Nacional Socialista, dijeron que no sabían nada, que fueron engañadas. Pero el mal estaba hecho y el mundo entero lo sufrió.

            Tampoco legitima a Vox ser un partido legal. También lo era el Partido Nacional Socialista, que consiguió el poder después de presentarse a cuatro elecciones legales y en cinco años Hitler y su partido llegaron al gobierno.

            Lo mismo que sucedió en Alemania, algunos partidos como PP y Cs avalan a los fascistas llegando a acuerdos con ellos, lo que conducirá inexorablemente a que el monstruo los termine devorando y, lo más grave, devorándonos a todos. Esos partidos, PP y Cs, serán responsables de haber dado su aval al fascismo, de no haber puesto límites a lo que es política y humanamente aceptable. No vale con que digan que los tres partidos forman el “centro-derecha”, un eufemismo que puede servir para un titular, pero que en absoluto responde a la realidad.

            Probablemente en las próximas elecciones mucha gente aparentemente normal vote a Vox, probablemente ese partido fascista se convierta en la tercera fuerza del país, probablemente muchos de los que voten a los fascistas podrán sus excusas en la “mala política” ejercida por otros partidos que han gobernado anteriormente y probablemente hasta les hayan convencido de que no son fascistas sino unas personas maravillosas que van a mirar por el bien de sus conciudadanos y de que “España es lo primero”, que es lo mismo que decía el partido nazi alemán en referencia a Alemania.

            Es una pena no tener un “futurómetro” que nos permitiera ver lo que el partido fascista de Vox nos depararía si gobernara con una mayoría amplia. Pero seguro que no les gustaría ni siquiera a los que les han votado o les votarán.

            La Historia siempre se repite y el poema del pastor Martin Niemöller (atribuido erróneamente a Bertolt Brecht) y que se tituló “¿Qué hubiera dicho Jesucristo?”, en referencia a la apatía del pueblo alemán ante la crueldad nazi, es un espejo de lo que nos puede hacer en el futuro un partido fascista como Vox:

 “Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío,
Cuando finalmente vinieron a buscarme a mí,
no había nadie más que pudiera protestar.”

Por eso, no se puede minimizar y llamarles “fachas” porque no son fachas, son FASCISTAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s